Pájaros pintados i

Dices el mar y el mar es luego, más allá de las
       íntimas escamas, la espuma perdida de quién.
Aquí no hay otoño ni fuentes que se mueren
y de tu infancia sin pájaros conoció la nieve las agujas.
 En las tristísimas rodillas de los niños, en los
       sombreros de los hombres que sí lloran, en
       la mañana de las flores que pisé viven los ríos.
Aquí no hay serpientes arrasadas por la boca.
Digo la bestia está tallada en el silencio, y del silencio del
       mar vienen las sílabas heladas.
Digo la boca y el otoño son
el misterio de poner en duda los aviones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario