Ametamorfósis


Segundos detenidos en el recelo de las luciérnagas.
Labios de 4:40 AM arquean con ternura abatida las manecillas,
hermanando inconscientemente tu persona a las siglas de su sistema horario.
Apenas duermes,
    anhelas el estadio imaginal que no arriesgan tus alas.


Quieres huirte sin molestar a los espejos,
pero un reflejo de daga en tu derecha,
esquivo y afilado como un recodo,
recorre el brazo opuesto:
                                        intersección de lo humano y su representación,
                                        escorzo de un cuerpo ausente.


Escarba tu primera cicatriz,
perfora el vientre ayudándote de las uñas.
Asiste a tu nacimiento y disuélvete en lágrimas.
Conócete e ignora la herida abierta,
                                                         no disfraces tu vuelo vestida de crisálida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario